Turismofilia y turismofobia en España

 

El turismo es un elemento clave en la economía de España, tanto que está empezando a moldear algunas grandes ciudades como Barcelona, Palma de Mallorca o Madrid. Es aquí donde han apareceido diferentes movimientos individuales o colectivos llamados turismofobia que se manifiestan en contra de algunos aspectos del turismo.

Mientras, otras poblaciones turísticas se han unido a la tendencia «contraria»: la turismofilia. Sitios como Ribadesella, Benidorm, Denia, Jaén o Morella buscan de forma activa la llegada de nuevos turistas transmitiendo que los viajeros son bienvenidos. La Comunidad Valenciana es la región que parece haberse tomado más en serio esta llamada al viajero recalcando valores como la hospitalidad.

Turismo masivo y turismofobia

Barcelona y las acciones de algunas personas contra el turismo han sido actualidad en la televisión española, la prensa escrita y otros medios de comunicación. La llegada massiva de turistas a determinadas zonas de Barcelona atrae una gran cantidad de ingressos, aunque estos solo llegan de forma directa a una parte reducida de la población. Los otros vecinos normalmente lo que perciben es la influencia que tiene la presencia de los turistas sobre los precios de la vivienda y de otros productos. También la incomodidad que supone encontrarte que las calles de tu barrio se ven invadidas por aglomeraciones.

Precios inflados, alquileres impagables, aglomeraciones en zonas céntricas, tiendas que cierran, barrios que se vacían de vecinos y se llenan de hoteles. Esa es la situación en Barcelona, aunque desde el otro lado de la televisión a veces todo se ve diferente. En más de una ocasión he escuchado comentarios despectivos o sarcásticos sobre la turismofobia en Barcelona, casi siempre de personas que no conocen la situación real.

Turismofilia

Como respuesta a las acciones contra el turismo que se dieron antes del terrible atentado yihadista que sucedió en Las Ramblas de Barcelona varias poblaciones trataron de posicionarse en sentido contrario. “Turistas, viajeros, bienvenidos”. Claro que a quien en realidad quieren recibir es al dinero que traen los europeos, americanos y asiáticos a quien se le da la bienvenida. Acciones que tienen sentido en localizaciones como Benidorm que tienen un parque hotelero grande y de calidad, o en zonas amplias como La Comunidad Valenciana. Acciones que parecen mero oportunismo cuando se plantean desde poblaciones de poca importancia turística.

Moviendo el turismo a la periferia

De lo que no se suele hablar en las noticias es de que en Barcelona y el resto de Cataluña hace años que se trata de gestionar el turismo para diversificar sus destinos. La promoción de la Costa Brava y la ciudad de Gerona, de Tarragona como destino complementario, de escapadas de un día para visitar Montserrat, del enoturismo en la zona del Penedés, las estaciones de esquí de Lleida… y de las zonas menos turísticas de Barcelona ha tratado de descongestionar la Ciudad Condal. Es en estas actuaciones de diversificación turística ( con paginas Web especializadas como gironaviajesbaratos.com que incluye guías detalladas de poblaciones de la Costa Brava ) como se consigue mover el turismo de Barcelona a zonas próximas y mejorar la convivencia entre turistas y vecinos.