Interesantes beneficios del aceite de árbol del té

El Aceite de Árbol del Té tiene muchos beneficios para la salud como, por ejemplo, propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antifúngicas. Se deriva de la planta australiana Melaleuca Alternifolia y se ha utilizado en Australia tradicionalmente para curar diferentes dolencias de forma natural. Se utiliza principalmente por sus propiedades antimicrobianas, para curar dolores de gargantas y tratar lesiones menores.

 

Constituyentes del aceite de árbol del té

 

Se compone de tres tipos de hidrocarburos aromáticos: Terpinen-4-ol, Terpinoleno y 1,8-cineol, además de contener Gamma-terpineno, Alfa-terpineno, Alfa-terpineol, P-cimeno y Alfa-pineno.

 

Beneficios del aceite de árbol del té para la salud

 

Antiinflamatorio

El terpinen-4-ol, uno de los principales componentes del aceite de árbol del té, previene la producción de los componentes inflamatorios. En un estudio con ratones, los científicos aplicaron aceite de árbol de té y terpinen-4-ol sobre la piel de los ratones tras haberles inyectado un componente que les provocaba inflamación. El aceite de árbol de té redujo la inflamación.

 

En un estudio con humanos, los científicos inyectaron a 27 sujetos difosfato de histamina (un fármaco que provoca inflamación) y a continuación los trataron con aceite de árbol del té 100% o aceite de parafina. El aceite de árbol de té no redujo el tamaño medio del área infligida pero disminuyó la hinchazón. El aceite de parafina no tuvo un efecto significativo sobre la hinchazón y ni el tamaño.

 

En otra de las investigaciones se incubaron con aceite de árbol de té glóbulos blancos de 7 personas voluntarias saludables para ver el efecto del aceite sobre la producción de especies reactivas de oxígeno (moléculas de señalización para la inflamación) con o sin estimulación celular. El estudio concluyo que el aceite de árbol del té estimuló la producción de especies reactivas de oxígeno mediante granulocitos y monocitos (tipos de glóbulos blancos). Para cada uno de los agentes estimuladores utilizados, el aceite de árbol del té disminuyó la producción de granulocitos y monocitos.

 

Propiedades antibacterianas

Las propiedades antimicrobianas del aceite de árbol del té son muy conocidas. Su actividad microbiana ha sido eficaz para combatir con especies como Propionibacterium Acnes y Staphylococcus Aureus.

 

Un estudio de células evaluó las propiedades antimicrobianas del aceite de árbol del té en dos cepas de bacterias (Escherichia Coli y Staphylococcus Aureus) y hongos (Candida Albicans y Aspergillus Niger).

 

Con el aumento de la concentración del aceite de árbol del té la proporción de muerte celular y el tiempo de crecimiento eran mayores. El aceite de árbol del té deteriora la membrana celular causando daño y menos citoplasma (fluido celular), conduciendo a la muerte celular total de todas las especies excepto Aspergillus Niger.

 

Otro estudio celular utilizó Listeria Monocytogenes, una bacteria que causa listeriosis, para evaluar los efectos del aceite de árbol del té sobre el crecimiento celular y dos proteínas secretadas de Listeria Monocytogenes. Hubo una reducción del crecimiento celular así como de la secreción de la proteína.

 

La incorporación del aceite de árbol del té en la formulación de un jabón de manos puede reducir la expansión de los patógenos. En un estudio de 13 participantes, un producto que contenía 5% de aceite de árbol del té y agua y un producto que contenía un 5% de aceite de árbol del té y 10% de alcohol eliminaba los patógenos mejor que un jabón suave no medicinal.

 

Las propiedades antibacterianas del aceite proceden de su estructura orgánica y capacidad de solución en grasas. En conjunto, esto permite que el aceite de árbol del té comprometa la membrana bacteriana.

 

Por todo ello el aceite del árbol del té es el producto ideal para el cuidado de la piel y el cuero cabelludo, ya que su gran acción antibacteriana contribuye en el bienestar y salud de los mismos.