¿Cómo puedo dar de baja mi vehículo?

 

 

 

 

 

 

 

 

Es posible que tengas grandes recuerdos de todos los buenos instantes que te ha deparado tu coche, pero a todo vehículo, aun a los que más pegatinas de la ITV acumulan por su longevidad, les llega un día el final de su vida útil. O es posible que hayas sufrido un accidente que haya dejado el turismo irrecuperable. O que el coste de la última reparación ya sea superior al valor del propio vehículo. En cualquiera de estos casos tienes que saber de qué manera dar de baja un vehículo definitivamente y de qué manera hacerlo con totales garantías.

¿Qué documentación debo aportar?

Para comenzar, no le tengas temor al trámite de despedirte de tu vehículo, que es mucho más simple que otras operaciones como, por servirnos de un ejemplo, la compra-venta entre particulares. En el caso de turismos y automóviles comerciales de menos de tres mil quinientos kg, sus dueños solo deben aportar la ficha técnica del vehículo, el permiso de circulación de este y el documento de identidad o bien NIE. Con esos 3 documentos se acude a un Centro Autorizado de Tratamiento (CAT), los antes conocidos como desguaces de vehículos, y se pide la baja terminante. Estos centros se encargan de separar, etiquetar y tratar para su reciclaje los diferentes componentes del turismo, lo que ayuda a la protección del medioambiente.

Si en lugar del propietario entrega el coche otra persona, el titular debe haber firmado una autorización para esto y hay que aportar el documento nacional de identidad tanto del propietario como de la persona que actúa en su nombre. Si deseas saber cuál es el CAT más próximo de los cerca de trescientos que hay repartido por España, consulta en la página web de la DGT.

Por su parte, el CAT te proporcionará un certificado de destrucción y un informe de baja oficial que emite la DGT, por el que se indica que el coche ya no está en el Registro. Con este documento, cuya autenticidad puedes revisar en Internet merced al DGT, te va a ser útil si debes acreditar que tu vehículo ha causado baja en cualquier Administración.

No deberás abonar ninguna tasa

Si asistes con tu vehículo al CAT no tendrás que abonar tasa alguna. Si tienes un vehículo comercial de peso superior a 3.500 kg. Puedes escoger entre llevar el vehículo a un CAT, que es lo más aconsejable y en tal caso tampoco tendrás que pagar nada, o bien dar la baja definitiva en la Jefatura de Tráfico.

¿Con la baja terminante evitaré otros pagos?

Sí, cuando el vehículo está dado de baja, ni el ayuntamiento ni otros organismos públicos pueden demandarnos pagos correspondientes al vehículo. Mas para eso recuerda que es imprescindible tener el justificante de baja terminante o temporal de la DGT. En el caso de los seguros, avisa a tu compañía con antelación de que darás de baja el vehículo, puesto que podrían pedirte el pago periódico de la póliza como cuando el coche estaba dado de alta. Si no avisas a la compañía, y ésta te pasa el cobro del seguro, puedes solicitar que te devuelvan la cantidad que corresponde al periodo de tiempo en el que el turismo ya estaba de baja.